×

Advertencia

Uso de cookies - Unión Europea

En esta web usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés.

Ver la Directiva sobre la privacidad y las comunicaciones electrónicas

El uso de cookies ha sido rechazado.
Imprimir
Categoría: Recuerdos
Visto: 3490

Recuerdo de ver a los acequieros  y repartidores de aguas de la Heredad  y algún empleado de las fincas al cuidado de las aguas

Recuerdo de ver llegar a la plaza a los participes de la Heredad a las juntas

Recuerdo de ver a las mujeres con la carga en la cabeza y el niño escarranchado en el cuadril, ellas también ayudaban cuando el marido estaba fabricando.

Recuerdo de ver las carretadas de estiércol en la Plaza Ntra. Señora de la Encarnación para la finca de Los Lezcanos, y delante de la hoy tienda de Ignacio

Recuerdo de ver carretadas de picón y arena en la calle y pasaban días y días y allí seguian.

Recuerdo del viento que hacia en el Lomo La Viuda al haber pocas casas llevándose aulagas y lo que encontraran


Recuerdo en casa de Pepe Ojeda había en el rincón arena y nosotros jugábamos y nos cagábamos de mierda de gatos.

Recuerdo que las casas quedaban abiertas hasta que la casa estuviera media terminada para ponerle el carpintero las puertas y ventanas, hoy no se puede dejar un hueco abierto

Recuerdo cuando estaban fabricando las casas, la gente se metía dentro de la primera habitación hasta terminar el resto, por eso hay muchas casas sin encalar en Tenoya, no pensaban tener una casa de tres pisos ni de uno.

Antes la gente vivían con los padres, con los abuelos, en las fincas, alquiladas, en casi todas las casas vivían dos, tres y cuatro familias compartiendo baño y cocina incluso dividida la habitación con sacos pintados de blanco que de tantas manos parecía una pared (todo lo que recuerdo lo llegué a ver, lo digo por las nuevas generaciones)

Recuerdo cuando las casas no tenían baño y tenían un cuarto con un saco por delante o la estercolera, los meados en la bacinilla, también le llamaban escupidera o un balde y luego al cercado. Recuerdo que en el Molino Frasquita la madre de Chano el Pitero que también hizo una labor social sobre todo en el fútbol debajo de la casa había un asiento alto y nos tiró los meados (orines)

Recuerdo de casas que ya tenían baños y no los usaban sino para las visitas, igual los recibidores y comedores (las primeras casas que se hicieron con baños pasaba casi todo el pueblo a verlos)

Recuerdo cuando se planchaba con planchas de carbón,  de hierro y más tarde eléctricas

Recuerdo cuando en muchas casas se  cocinaba con leña, como en la de mi abuela con los sobrantes de serrín, garepas y madera de la carpintería de mi padre, a su vez se calentaba el engrudo de carpinteros.

Recuerdo las cocinas de petroleo, llevándolas a arreglar desde Berengue, Antonio el de Catalina, El Cirilo, Salvador el de los Vera, Miguelito Fleitas aunque habían varios, mas tarde llegaron las eléctricas que no se veían en Tenoya, las de gas y luego las Vitrocerámicas.

Recuerdo cuando se le caía un diente a un niño,  lo plantaban en una maseta y al día siguiente había una perra o peseta, también si lo poníamos  debajo de la almohada
Las madres nos decían: te lo puso Ratoncito Pérez.

Cada vez  que voy escribiendo me vienen los recuerdos  y es que un día en la plaza Chano el Pitero tenía el manojo de voladores en el bolsillo e iba tirando uno a uno, uno se le prende fuego y le estallan quitándole el bolsillo sin pasarle nada, recuerdo que era una chaqueta gruesa, también Tino Hernández, tío de Pepe Julio le puso uno en el bolsillo de la chaqueta a Campan, un personaje solterón que vivía frente al pilar y del que también hay que hablar y a Berengue un hermano de Panchita la de los Chochos.

Recuerdo cuando Tino Hernández, yo pequeño le prendió fuego a los fuegos de Molina cuando hacía las excursiones antes de llegar al Pueblo.

Recuerdo cuando Tino Hernández vino de Venezuela con un coche grande descapotable llegando a pasar un Domingo cuando había baile con el coche lleno de mujeres  y cuando en el bar de Cardona con copas al tener una discusión se fue al coche sacó un machete y arrasó con vasos y botellas que estaban en el mostrador, vimos venir a la Guardia Civil y su cuñado el Capitán Julio intervino     

Recuerdo en una fiesta que varios jóvenes de Tenoya le prendieron fuego antes de tiempo, estaban entre ellos el hijo de Chano el Barbero, su primo Juan, Felipe el de Saba…
También en las procesiones en su recorrido iban tirando voladores

Los niños y jóvenes de aquel entonces nos recorríamos palmo a palmo el Pueblo llegando lejos, desde laderas, cuevas, barrancos y todo lo que ha cambiado lo conocíamos, recuerdo que en Las Mesas había un corral para los animales, estanque y fincas que han desaparecido, nombres etc,

Recuerdo de tirar piedras a mano y con tiraderas a las palmeras para comernos los dátiles, en las de Mariquita José, la de José Maria y otras.

Recuerdo cuando la carretera del Lomo la Viuda era de tierra y hacían apuestas a ver si la subían en bicicleta normales y sin cambio de aquellos tiempos

Recuerdo de ver rebaños de cabras y ovejas por todos los alrededores de Tenoya
en los Sifones, barranco de Tenoya, Cuevas Blancas que llegaban hasta las laderas del Morro Cangas,  todos los días que las traía Ezequiel hasta el año 89, quedando los corrales cerrados de Los Sifones y las del Barranco de Tenoya dos uno en el puente que va a desaparecer y la de la Finca del Granado. Lalo hace la trashumancia desde la cumbre a los Giles todos los años, con miras  a desaparecer por la terminación del cultivo de tomates.   

Antes íbamos y veníamos caminando al colegio metiéndonos en todos los callejones y casas si hacia falta porque respetábamos, hoy van y vienen en guaguas y pocos descubren su cuerpo como pueblo, se meten en las casas, no juegan sino con máquinas, eso si tienen que estudiar mas y la vida los hace diferentes más agresivos, se hacen grandes desde que hacen la primera comunión y hasta hoy todo lo tienen.

Recuerdo cuando los jóvenes y también mayores  iban a robar frutas a las fincas  

Recuerdo las reuniones de niños por un lado niñas por otro, jóvenes por otro, cuando llegaba la tarde noche ya mas tranquilos nos contábamos nuestras historias, chistes hablábamos de las niñas con otra ilusión…     

Recuerdo de ver a las mujeres deschuflando, desgranando, tostando…  y quitando la cochinilla cuando no habían venenos

Recuerdo los eventos especiales artísticos, culturales, deportivos y otros en las Sociedades

Recuerdo yo pequeño, cuando hicieron las paredes de Curbelo y una vagón por el aire transportaba los materiales de un lado al otro y cuando cantaban las explosiones de dos tres cartuchos de dinamita en la cantera.

Recuerdo vernos el rancio de no lavarnos, antes nos bañábamos una vez a las semana y si se pasaba para la otra y…

Recuerdo con iban a bautizar caminando el rancho, los padres y padrinos delante y los acompañantes detrás.

Recuerdo las vestimentas de mi época, las mujeres mayores con trajes negros o canelos largos, pañuelos en la cabeza, delantal, los hombres con trajes grises con chaquetas y sombreros o boinas negras. Los niños con pantalones cortos, no usábamos calzoncillos y hasta que no teníamos doce y trece años…, muchos bastantes peludos las piernas, nos  poníamos pantalones largos, las jóvenes usaban trajes no escotados y un poco largos para protegerse a la hora de sentarse

Recuerdo de ver haciendo quesos en las casas y verlos colgados en los cañizos al secado

 

Hasta aquí RECUERDOS