×

Advertencia

Uso de cookies - Unión Europea

En esta web usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés.

Ver la Directiva sobre la privacidad y las comunicaciones electrónicas

El uso de cookies ha sido rechazado.
Imprimir
Categoría: Últimas Noticias
Visto: 349

31- Tino el panadero, estuvo trabajando con Carmita la de la ropa, que llegaba hasta San Lorenzo, en una época alquiló la casa al médico donde antes tenía una tienda, de allí pasó el despacho del médico donde hoy está el Club de Pensionista Miguel Curbelo, pasando al nuevo ambulatorio.

32- Luis el de Bautista, se conocía por Luis el de los zapatos, vendía a plazos, los traía de la tienda Calzados Capri, que estaba al final de la calle de Triana cerca del barranco Guiniguada, él era familia de Trina que le propuso la ventas, el vendió la casa de dos pisos con balcón de hierro, casi frente a la casa de Tino el Panadero

33- Fernandito el del agua, así lo conocíamos, hijo de Mastro Fernando el zapatero, que tenía la zapatería en Tamaraceite, frente al cruce de San Lorenzo, Fernando el del agua trabajaba en Emalsa controlando las aljibes de Tenoya, Tamaraceite y San Lorenzo, arreglaba las averías y ponía las acometidas

34- Pepito el Carero, procedía de la zona de Moya, le compró la tienda a Reyita. Que estaba  donde hoy vive Angelino, Pepito compró y fabricó un solar enfrente, quedándose su hijo Ignacio con ella, Pepito compró una camioneta que le sirvió también para llevar a los equipos de fútbol, llegó su hijo Ignacio a llevarla sin tener aun el carnet. La carrocería solo se veían cabezas apretuñadas, aunque también tenía unas maderas de asientos.

35- Cirilo el boca puente, por la forma de los labios, este hombre era un bien amañado para todo, su padre era contratista, Cirilo tuvo bicicletas, motos grandes, coches grandes y siempre estaba entretenido en su taller, un cuarto donde tenía la fragua, hizo una cometa grande con hilo de almacén de soga   trenzada,  tiraba de él casi se lo lleva, iba al Morro Cangas a echarla, incluso hasta de noche con una luz encendida, las bicicletas las llenaba de artilugios, las motos grandes y los coches lo mismo, los desarmaba. Me contó Ignacio el Calero, que un día estaba sacando una pieza a martillazos  y le dijo eso se saca así y el hombre comprendió.

Yo le llegué a ver con una caña de pescar larguísima de tubos de hierro y con carrete hecho por él mismo, también lo llegué a ver haciendo timples y los probaba si no servían le mandaba un estacazo, arreglaba las cocinillas, hacía cuchillos, etc.