×

Advertencia

Uso de cookies - Unión Europea

En esta web usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés.

Ver la Directiva sobre la privacidad y las comunicaciones electrónicas

El uso de cookies ha sido rechazado.
Imprimir
Categoría: Historia
Visto: 589

San José y el niño, pintura del siglo XVIII, anónima.

Fuente: https://www.todocoleccion.net/arte-pintura-oleo/cuadro-oleo-lienzo-siglo-xviii-san-jose-nino~x26361938

A finales del siglo XVII,la ermita de San Pedro en Tenoya se encontraba tan deteriorada, que prácticamente era imposible oficiar en ella.

Prueba de ello la tenemos en el testamento de María Centellas, viuda del Capitán don Fernando Lezcano Muxica (Patrono de la ermita), otorgado ante don Domingo de Cala Valdés, escribano público y del Cabildo, el once de enero de 1.701, en el que podemos leer:

…Item, mando por vía de limosna se separen de mis bienes y se entregue a mis dos hijos don Alonso y don Fernando mil reales para que acaben de reedificar la ermita que está empezada de mi Sra. de la Encarnación y San PedroApóstol en el lugar de Tenoya que es mi voluntad…”(1)

Dicha reedificación tarda años en llevarse a cabo, ya queel nombrado don Fernando Lezcano, hijo de Maria Centellas, no la termina y en su testamento realizado ante don José Cabrera Betancurt, Escribano Público de la Isla, el cinco de abril de 1.717, dice:

“…Quiero y es mi voluntad que respecto de tener obligación de reedificar la dicha ermita de Sor San Pedro y Ntra. Sra. de la Encarnación, como patrono que soy de ella, mando que mi heredero en el primer año de mi fallecimiento reedifique la dicha ermita…”(2)

Como comprobamos, entre finales del siglo XVII y principios del XVIII, la ermita de San Pedro no estaba, vamos a decir, operativa, por lo es evidente que debió haber un lugar alternativo.

Pero, ¿en esos años, en donde se oficiaban los actos religiosos?

Pues intentaremos dar algunas pinceladas para hacernos una idea de la ubicación que pudiera tener el lugar de culto en aquellos años.

Para ello vamos a ubicar algunas fincas y caminos de aquellos años nombrados en viejos documentos.

Lo que en la actualidad conocemos como Camino Real a Gáldar hasta llegar al barranco de Tenoya, tenía el mismo trazado que hoy en día, pero había una vereda que se conocía como “vereda de Arucas”, que seguía a través del Moñigal y desembocaba en donde estaba hasta hace unos años, el árbol denominada de la “Bella Sombra”. (La vía que en más de una ocasión se ha solicitado a las autoridades para dar salida al pueblo en la zona baja, y que actualmente se le conoce como calle “La bella sombra”). 

Desde ahí se seguía hacia el puente de Tenoya, casi paralelamente a la actual carretera a través de otra vereda que era conocida como “La Calzada”, en donde se unía con otra que venía de las “Cuatro Esquinas” conocidahasta no hace muchos años como el “Camino Viejo” (aproximadamente tenía el trazado de la actual salida desde las Cuatro Esquinas hasta la carretera de Arucas).

Actualmente, en esa zona, desde donde estaba el árbol de la “bella sombra” y el viejo puente de Tenoya se encuentran varias fincas llamadas desde tiempo inmemorial del “Condado”, del “Granado” y más hacia el puente “Marimaya.”

En 1.705 doña Luisa Antonia de Trujillo Figueroa y Aguilar, viuda del Sargento Mayor don Antonio Olivares del Castillo entre otras posesiones en la isla, tenía en 1.705 en Tenoya lo siguiente: (3)

 

JUAN BAUTISTA CERVERA, Obispo que visita la ermita de San Pedro el 14 de octubre de 1.771

Fuente: https://elapuron.com/noticias/municipios/9159/presentan-el-libro-juan-bautista-cervera-de-franciscano-descalzo-a-obispo-ilustrado/

…Item: los zercados que llaman de Arévalo, con las Hoyetas y el otro que está plantado de viña que llaman de los Granados, con la casa, lagar y bodega, toneles y lo demás necesario para dicho lagar y vendimia…”

“…el de los Granados linda por un lado con el zercado que dicen del Condado que hoy es del Capitán don Pedro Espino de Herrera, Rexidor de esta Ysla...”

y por arriba la vereda que viene del lugar de Tenoya a coxer el camino de Arucas…” 

El nombrado Capitán don Pedro Espino, en su testamento (veinte de octubre de 1.712) deja escrito que se le dijeran “…dieciséis misas anuales en su ermita de San José de Tenoya, dichas por los religiosos del convento de San Pedro Mártir de la ciudad de Las Palmas…”  (4)

Con estos datos podemos hacernos una idea de cuál era la ubicación de la ermita de San José en Tenoya, pues estaba en la finca de don Pedro Espino el Rejidor, la que se denominaba y aún hoy se sigue denominando del “Condado”.

Por cierto, las dichas misas no se pudieron celebrar al estar arruinada la ermita de San  José a la muerte de don Pedro Espino.(5)

La  vida operativa de la ermita de San José de Tenoya fue de unos pocos años.

 

Felipe V, Rey de España en 1.708

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Felipe_V_de_Espa%C3%B1a

Los pocos datos que hemos podido obtener de la misma, los podemos leer en la obra de don Juan Francisco Santana Domínguez (6) quien nos dice que en aquellos años de finales del setecientos,“…En el mes de diciembre de 1.708, el cura de San Lorenzo mandó que se leyeran en la ermita de San José de Tenoya unas cartas enviadas por el Rey, así como unos mandatos del Obispo de la Diócesis, exhortando a los parroquianos de Tenoya a que las cumplieran…”

“…En la ermita había un cuadro de San José y otro de la Virgen trasladándose ambos al convento, al haberse caído la ermita. Después de la denuncia, el cuadro de San José es trasladado a la ermita de San Pedro de Tenoya el 11 de junio de 1.742, donde se dejó en depósito hasta que se llevase a efecto la reedificación de la ermita de San José.

Con ocasión de la visita del obispo D. Juan Bautista Cervera el día 14 de octubre de 1.771 se nos dice que el cuadro seguí en la ermita de San Pedro…”

Como comprobamos pocos datos sobre un lugar al que tuvieron que asistir muchos tenoyeros.

Para dar por terminadas estas notas, no podemos olvidar que a mediados del siglo XIX (septiembre de 1.862), un indiano llamado Sebastián de la Cruz García, (7) y también en otros escritos Juan de la Cruz García que era propietario de la finca de Marimaya,donó una campanapara que fuera colocada en el campanario en la ermita de Ntra. Sra. De la Encarnación.(8)

Por lo tanto ¿será el esquilón de la ermita la campana donada por el señor de la Cruz García? ¿Será esta campana, que tiene la inscripción de “HIS MA IOSEPH” AÑO 1.664; JESÚS, MARÍA, JOSE; AÑO 1.664) (9) la campana de la ermita de San José…?

Seguiremos buscando datos y esperamos que otras personas empiecen a interesarse por la apasionante historia tenoyera.

 L. Lezcano Galindo

BIBLIOGRAFIA:

1. Autos de don Fernando Lezcano Quintana sobre derecho de Patronato en la ermita de San Pedro de Tenoya, jurisdicción de San Lorenzo. Documento cedido por don Santiago Cazorla León 1.997

2. Íbidem.

3. Finca de los Granados, recuerdos del Vino; Nov. 2.009; Lezcano Galindo, L. http://www.tuneldetenoya.com/index.php/historia/223-la-finca-de-los-granados-recuerdos-de-vino

4. Estudio microhistórico de San Lorenzo de Tamaraceite; Tesis doctoral 1999; Santana Domínguez J. Francisco

5. Íbidem.

6. Íbidem.

7. Íbidem.

8. Texto mecanografiado atribuido a don Florencio Rodríguez Artiles; Archivo parroquial de Ntra. Sra. de la Encarnación, Tenoya. Sin fecha.

9. Historia, epigrafía e iconografía de las campanas de gran canariacontribución al estudio del patrimonio histórico insular; Tesis doctoral 2016;Trujillo Yánez, Gustavo A.; http://hdl.handle.net/10553/21813